Escuchar el Cuerpo

Escuchar el Cuerpo

Escuchar el cuerpo

¿Es mi cuerpo mi amigo? o mi enemigo?

Cada uno de nosotros vive el desafío de aprender a relacionarse sanamente con su cuerpo. Nuestro amigo cuerpo nos habla con dolores o tensiones, nos grita algo con cada enfermedad. En parte, lo que sucede es que a este amigo tímido no se le pasan por alto las situaciones de estrés que vivimos. Son momentos de alerta que entiende como peligrosos y busca la forma de comunicarnos algo.

Nos habla con un lenguaje sutil, el de las sensaciones. Nos dice la verdad, no nos puede mentir, porque escapa a cualquier control de la voluntad: se mueve en nuestro interior, se retuerce, se crispa, se ahueca como un vacío, un abismo; pesa una tonelada, se anuda se tensa, parece que está en el vientre, en el plexo solar, en la garganta, sobre los pulmones, como una opresión; las rodillas flaquean, todos los músculos del cuerpo se endurecen… o… se aflojan! y, el fondo de la garganta se seca. Ya no se trata de interpretaciones o de discursos, sino de realidad.

Es la realidad de que algo se siente incomodo en el cuerpo. Por más pastillas que tome, o que intente auto-convencerme que “todo esta bien”, nuestro cuerpo tiene la misión de ayudarnos a no mentirnos.

Seria algo así… nuestro cuerpo escucha lo que pensamos, cada creencia que tenemos. Creencias que fueron concebidas por situaciones, o vínculos.

Pero nosotros no hemos aprendido a escucharlo, por el contrario, le imponemos una realidad que no les es propia, lo llenamos de reglas, instituciones, y desamor.  Le exigimos horarios, hábitos, y vínculos que, en realidad, no soporta. Andamos siguiendo ideas de otros, caminamos con zapatos prestados que, al rato de caminar, molestan, irritan, duelen.

La enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza por curar al hombre. Carl Jung

Escuchar el cuerpo es escuchar alguna incomodidad de mi transitar en esta tierra. Nuestro cuerpo quiere ayudarnos con esa situación que sentimos como un peso en la espalda, o con eso que aprieta, o tal vez con eso que cierra mi garganta. Nos quiere comunicar el camino propio, el autentico y genuino, hacia aquello que soñamos con nuestra mente y corazón.

Recuerda, para la vida siempre hay una salida, siempre hay un camino nuevo que puede aparecer, siempre hay un renacer. 

La “salida” para cada quien es nuestro propósito único y se halla allí, en nuestro amigo cuerpo.

Taller: Escuchar el síntoma.

Hay sentido en la enfermedad!

Grupo de estudio donde practicamos la escucha sensible a nuestro cuerpo. Incorporamos el conocimiento de la biodescodificaciónFocusing y nueva medicina germánica (NMG).

El objetivo es poder cambiar nuestra relación con el cuerpo, escuchar lo que nos quiere decir con algún síntoma, liberar el estrés integrando emociones y acercarnos a nuestro propósito y libertad, porque detrás de un síntoma hay un propósito.

Sábados de 16hs a 18hs. En Villa Carlos Paz.

Deja un comentario